domingo, 8 de mayo de 2011

Los recursos en la atención a la diversidad.

Utilizando un lenguaje sencillo, se llama "atención a la diversidad" en educación a poner al alcance de los alumnos que se salen de la ·"norma" los recursos necesarios para su integración en la sociedad. La "norma" se refiere a lo que se considera "normal" bajo distintos puntos de vista o "baremos" impuestos por psicólogos, médicos, políticos - sobre todo - sociólogos en un determinado grupo. Para entendernos, no son iguales los baremos en una sociedad europea y en una sociedad asiática o africana. Por mucho que se intente una globalización, no podrán serlo porque cada grupo tiene una forma de pensar, vive en un lugar geográfico con condiciones distintas, tiene un físico diferenciado, una lengua propia y unas tradiciones que le otorgan una identidad determinada. Y sus creencias y necesidades espirituales también son distintas. La globalización intenta acabar con la mayoría de estos factores - sobre todo los meramente "humanos" como la diversidad lingüística, el mantenimiento de las tradiciones y los aspectos espirituales - para construirse un mundo ad hoc donde sus ideas únicas sean bandera y escudo.

En cada sociedad, la respuesta al tratamiento de la diversidad ha sido distinta: en la India se agrupan a los sujetos con condiciones distintas resocializándolos, es decir, forman colectivos según el tipo de grado disgregador que tengan. Para entendernos, ellos reúnen a los superdotados en un grupo, a los síndrome de down en otro grupo, etc... de forma que, por un lado, salen de la sociedad "normal" y entran en otro grupo social que es "normal" entre ellos, al ser todos iguales; la marginación se produce por otros aspectos sociales y religiosos. Por supuesto que no les faltan educadores ni profesores que les ayuden y consiguen que sean felices dentro de su situación, que puedan integrarse en los otros grupos sociales y que tengan una vida algo más digna. Entre los griegos antiguos, se limitaban a tirarlos, siendo bebés, desde el monte Olimpo o les daban un tratamiento de ángeles o semidioses según fueran sus características. En la sociedad actual se les etiqueta y, aunque abiertamente se les ofrezcan recursos, se les margina - alienación silenciosa - y se obvian sus buenas capacidades por causa del miedo a lo distinto que se alimenta con una propaganda negativa, como si las personas diferentes fueran un mal para los grupos sociales. De este miedo surgieron las teorías de la eugenesia que, mal llevada, ha condenado a muerte a muchos individuos capaces psicológica y físicamente a pesar de su falta de capacidad en otros aspectos.

Estas circunstancias han sido aumentadas por la "cultura de la imagen": la televisión y los medios de comunicación proponen y alientan una forma de vida irreal con individuos que son perfectos física y psíquicamente - según las condiciones de perfección de la sociedad occidental - que es seguida y deseada por sus seguidores, los cuales son una gran mayoría.  Se fomenta, del mismo modo, la competitividad pero, al llegar a la realidad, se produce un choque enorme.  Mientras en los medios de comunicación se falsea la realidad las condiciones que se viven entre la población son completamente distintas. 

En los medios se da el trato de "subnormal"  a quienes son discapacitados con una inteligencia por debajo de la media y de "anormal" al "raro", uniendo, en este grupo, a quienes pueden tener un bajo coeficiente intelectual y a quienes pueden tenerlo por encima de la media, siendo otras las características que los saquen de la norma. Entre estas personas se encuentran, desgraciadamente, personas como los síndrome de asperger, los disléxicos, los epilépticos y los superdotados. Que no son todos los individuos: por supuesto que no, que siempre hay excepciones pero sí una gran mayoría.  Pero en los medios no se trata el tema de la adaptación en la escuela para todas estas personas. De hecho, se evita y sólo ofrecen información a ciertas horas y en pocos canales.  De tal manera que no se puede conocer la realidad social ni particular de todas estas personas y no son pocas, por supuesto. 

Lo más grave es que no sólo se evita dar información sobre ellos sino también las ayudas que les corresponden en los lugares donde deben aprender a integrarse: los centros escolares. Así que hay un enorme porcentaje de educadores y profesores en paro que deberían estar en los centros ayudando a la integración de todas estas personas para que fueran - porque pueden conseguir adaptarse para serlo - sujetos útiles socialmente. algunos dando respuestas muy útiles y necesarias, que pagarían con creces esa inversión  del estado en educadores y profesores con su trabajo  y su felicidad al verse como uno más entre sus iguales, los seres humanos.

Así que nuestra realidad en cuanto a la atención a la diversidad es: mala información o desinformación, recortes presupuestarios, profesores y educadores en paro y familias infelices y temerosas que ven a sus hijos desasistidos y sin recursos mientras los políticos engrosan sus cuentas bancarias en el extranjeros y se preparan jubilaciones fuera de la media, igualmente.

http://www.elcorreogallego.es/galicia/ecg/docentes-echan-falta-recursos-norma-atencion-diversidad/idEdicion-2011-05-06/idNoticia-665954/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mi aportación: